Reduzca (casi) a cero su riesgo de infarto o ictus

  •  Una presión arterial perfecta 120/80 sin una sola pastilla.
  •  Un corazón robusto y unas arterias flexibles y jóvenes.
  •  Evite las trampas del sistema sanitario y el medicamentos innecesarios y malos para su salud.

Todos tenemos que morir. ¿Pero cuándo? ¿De qué? Para unas preguntas tan angustiosas tienen respuesta las frías estadísticas.

Y son ellas quienes dicen que es probable que usted muera a consecuencia de un infarto. O quizá de un ictus. O tal vez de una embolia pulmonar.

Porque las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en nuestro país, y más a partir de cierta edad.

¿No le parece sorprendente que pese a las técnicas de resucitación cardiopulmonar, las ambulancias, los desfibriladores, las cirugías cardíacas cada vez más sofisticadas, pese al uso masivo de estatinas contra el colesterol, de pastillas para la hipertensión… sigamos año tras año en el mismo punto, sentenciados a morir por culpa de alguna enfermedad circulatoria?

¿No será que estamos siguiendo la estrategia equivocada?

No es descabellado pensarlo, y cuando lea la información que contiene este informe, no le cabrá ninguna duda.

Porque este informe desvela la verdad sobre la hipertensión, el colesterol y la arterioesclerosis, las tres “bestias negras” de las enfermedades cardiovasculares. Y, lo que es más importante, desvela la única forma eficaz de tratarlas.

Son métodos probados por la ciencia aunque reniegue de ellos la medicina convencional (sí, esa misma cuyas soluciones son las que llevan a que las enfermedades cardiovasculares sean la primera causa de muerte, tanto en nuestro país como en el resto del mundo occidental).

Y lo mejor de todo es que para poner en práctica las soluciones que contiene este informe no se necesitan conocimientos médicos ni recetas de fármacos. Todo lo que hace falta es querer saber la verdad y ponerse manos a la obra.

Año tras año las enfermedades cardiovasculares encabezan la lista de causas de muerte.

Pero usted puede librarse.

Y esa es la razón por la que este Informe confidencial es imprescindible para quienes quieren quitarse la venda de los ojos. Para quienes aspiran a salvar su vida y no morir de un infarto o un ictus. Y lo mejor de todo...

Este Informe confidencial es GRATIS para quienes lo soliciten hoy

Las copias que tenemos de este informe exclusivo son muy limitadas, así que debe asegurarse de conseguir la suya. Un poco más adelante le contaré cómo recibirlo directamente en su domicilio (y además gratis), pero antes, por favor, siga leyendo.

El sistema circulatorio es una de las maravillas del cuerpo humano. Como sabe, se encarga de transportar el oxígeno y los nutrientes a las células y recoger sus desechos metabólicos, que se van a eliminar después. Lo forman el corazón y los vasos sanguíneos, incluyendo las arterias, las venas y los capilares.

Bajo el nombre de “enfermedades cardiovasculares” se incluyen todos los desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos (del cerebro, de los miembros superiores o inferiores o del propio corazón). En definitiva, hablamos de coágulos de sangre que se desprenden y se quedan en los vasos del corazón o los pulmones, produciendo embolias; o de hemorragias en los vasos cerebrales o coágulos que terminan produciendo un ictus, o de una presión excesiva de la sangre en las arterias que puede producir infartos o hemorragias cerebrales...

Situaciones que, si usted no hace nada para remediarlo, podrían llevarle a la tumba.

¿Tiene la tensión alta? ¿toma medicación para controlarla?

Si ha contestado afirmativamente a alguna de estas preguntas, es imprescindible que conozca lo que este informe confidencial va a contarle, porque de ello puede depender su vida. Literalmente.

El corazón bombea alrededor de 100.000 veces al día, y las arterias son las encargadas de transportar la sangre oxigenada desde el corazón al resto del cuerpo. La presión que soportan es enorme. Pero no es una corriente constante. Cuando el corazón se contrae (sístole) y bombea sangre, se eleva la presión en las arterias, y cuando entra en fase de relajación (diástole) la presión desciende.

Por eso al tomar la tensión siempre se dan dos cifras: la presión sistólica (la más alta, cuando el corazón bombea), y la presión diastólica (la más baja, cuando el corazón se relaja entre dos latidos).

En condiciones normales, la presión sistólica –la alta– debería estar por debajo o en torno a 120 mmHg. Y la diastólica –la baja– debería ser inferior a 80 mmHg. (1)

En situación normal, relajada, los valores de la presión sanguínea no deberían ser nunca superiores a 135/85 mmHg. Cuando son superiores, llega el diagnóstico: hipertensión.

Los peligros de la hipertensión son muchos: desde dolores de cabeza o malestar general hasta sufrir un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular (ACV), insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, ceguera…

Por supuesto, ante una presión sanguínea desorbitada lo principal es bajarla, para lo cual el médico tiene a su disposición una buena cantidad de fármacos.

Pero no tiene ningún sentido medicarse permanentemente contra la hipertensión sin haber llevado a cabo antes un plan de acción para devolver la presión arterial a sus valores normales de forma natural.

Es cierto que tomar una pastilla al día es fácil y parece poca cosa, y realmente uno consigue prácticamente olvidarse de que tiene la tensión alta. ¡E incluso lo cubre la Seguridad Social!

Pero los medicamentos que esté tomando no son ni mucho menos inocuos (basta con echar un vistazo al prospecto que los acompaña). Y además no “curan” la hipertensión, lo único que hacen es mantenerla dentro de unos límites de forma artificial a costa de alterar el metabolismo del organismo, convirtiendo la hipertensión en una enfermedad crónica.

Así que lo primero que encontrará en este Informe confidencial del que le estoy hablando es algo tan sencillo y tan espectacular a la vez como poder reajustar su hipertensión, manteniéndola bajo control, tenga la edad que tenga y de forma más eficaz que con cualquier medicamento. Y por supuesto sin dañinos efectos secundarios.

Si usted...

  •   ...es hipertenso.
  •   ...toma medicación para controlar la tensión.
  •   ...o no sabe que lo es (le ocurre al 50% de los hipertensos).

Debe leer este informe. Su vida puede depender de ello.

Arterioesclerosis: arterias obstruidas y la gran farsa del colesterol

Con el paso de los años, las arterias se van deteriorando, volviéndose más gruesas y rígidas, lo que genera problemas cardiovasculares.

En esta situación, las arterias pueden quedar obstruidas (por ejemplo, por un coágulo de sangre que no consigue atravesar esa arteria tan estrecha), quedando sin sangre la zona que hay detrás de la obstrucción, con las consecuencias que todos sabemos (angina de pecho, infarto, ictus, hemorragia retiniana, etc.).

El simple hecho de ir cumpliendo años va deteriorando sus arterias. El gran problema es que a la arterioesclerosis solo se le suele prestar atención cuando ya ha causado la enfermedad cardiovascular, ignorándola mientras se ha estado gestando silenciosa, lenta pero implacablemente.

Y a día de hoy no existe ningún tratamiento médico que haya demostrado ser eficaz para curarla. Porque lo que le debe quedar muy claro es que los medicamentos para el colesterol no son eficaces para reducir la arterioesclerosis.

Dicho de otra forma: si usted toma medicamentos para el colesterol (estatinas), no está disminuyendo necesariamente su riesgo de sufrir un infarto o un ictus, que le pueden dejar hemipléjico, paralítico o matarle.

Además, los medicamentos que hacen bajar el colesterol (estatinas o ezetimiba), acarrean riesgos importantes.


Estatinas: innecesarias y muy tóxicas

Antes de que siga leyendo, quiero ir con la verdad por delante: las estatinas son la gran farsa en el campo de la salud. Aunque reduzcan las tasas sanguíneas de colesterol, son medicamentos inútiles, no deberían tomarse, y sobre todo tóxicos.

¡Es como si el colesterol, ese lípido que se encuentra presente de forma natural en nuestro cuerpo, estuviese ahí únicamente para obstruirnos las arterias y por eso hubiera que acabar con él caiga quien caiga...!

Desde luego, si usted toma estatinas, haría bien en asustarse, mucho más que del simple hecho de tener alto el colesterol. Paradójicamente, incluso podrían llegar a aumentar su riesgo de crisis cardíaca…

Cuando lea el Informe confidencial que tenemos listo para enviarle, descubrirá que el auténtico enemigo no es el colesterol, sino… ¡las estatinas!

Así, bajar artificialmente los niveles de colesterol puede alterar la capacidad de la mayoría de las funciones de las membranas celulares, ya sea el transporte de nutrientes o la comunicación entre órganos.

¿Qué podría suceder –por ejemplo– si los receptores de los neurotransmisores del cerebro, que nos permiten estar atentos y memorizar, fuesen menos activos? Pues que las capacidades de memorización entrarían en declive… y eso es exactamente lo que se constata en numerosas personas que consumen estatinas.

Y este es solo uno de sus efectos, pues está demostrado que también aumentan el riesgo de hemorragia cerebral, diabetes, ceguera, trastornos sexuales, problemas renales y hasta cáncer, entre otros.

Por lo tanto, si usted toma medicamentos para bajar los niveles de colesterol en sangre (estatinas), está claro que debería reconsiderarlo.

Debe leer atentamente el Informe confidencial que hemos preparado y sentarse a hablar con su médico.

“¿De verdad que este informe puede salvarme de las funestas estadísticas?”

Entiendo que usted mismo tenga sus dudas. ¿Por qué debería creerme?

Hace bien en desconfiar.

Cuesta no hacerlo cuando cada vez que uno va al médico y le hace un análisis recibe una “regañina” por tener el colesterol demasiado alto y una receta de medicamentos a base de estatinas (comercializadas como Cardyl, Créstor, Lipemol, etc. o por sus nombres genéricos).

También cuando a nuestro alrededor, y a medida que se van cumpliendo años, no hay casi nadie que no esté preocupado por su tensión o directamente medicándose.

Pero dígame si no es un argumento de peso ver cómo, pese a ese batallón de medicamentos, las enfermedades circulatorias año tras año siguen estando a la cabeza en el ranking de las causas por las que enfermamos y morimos.

La medicina de urgencias salva vidas.

Eso no admite duda. ¿Pero y todo lo demás?

Las enfermedades del sistema circulatorio están a la cabeza en número de defunciones, como siempre desde hace décadas. Ha llegado la hora de plantarles cara de otra forma. Definitivamente este informe va a hacerlo, y si es confidencial es porque nadie le va a contar las cosas que en él se explican.

Con él en la mano usted no tendrá que tener miedo a las enfermedades circulatorias.

Va a hacer descubrimientos que le obligarán a replantearse afirmaciones que seguramente usted daba por ciertas… Por ejemplo:

  •   Por qué es bueno el aceite de oliva aunque…. (y aquí viene la sorpresa) no es suficiente. Le explicamos con qué complementarlo.
  •   Por qué las grasas no deben faltar en su dieta (por mucho que oiga lo contrario).
  •   Consumo de alcohol para hipertensos: qué y cuánto puede (y debe) beber y de qué tipo de alcohol deberá prescindir.
  •   Fosfato y cadmio, los dos grandes enemigos de las arterias… que sin embargo están muy presentes en las dietas actuales. Sepa cómo evitarlos.
  •   Está fuera de toda duda que el exceso de sal perjudica a los hipertensos. Pero hay sal... y sal. Descubra cuál debe sacar de su cocina para lograr efectos sobre su tensión.

Y estos son sólo algunos ejemplos del Informe confidencial que le hemos preparado.

¿Se imagina lo que significaría para usted y su familia saber que ha hecho todo lo que realmente funciona para no sufrir un infarto o un ictus, y que no tiene nada que temer al respecto?

Encontrará todo perfectamente explicado, paso a paso; lo que debe hacer y lo que no, una verdadera estrategia que no le costará nada llevar a cabo.

Este Informe confidencial le va a permitir…

Evitar todas las trampas del sistema sanitario oficial y el aluvión de medicamentos innecesarios y malos para su salud.

Mantener a raya la tensión arterial sin una sola pastilla.

Conservar un corazón robusto y unas arterias flexibles y sólidas.

Reducir casi a cero el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular (ACV).

Salvar vidas en su entorno. Usted no va a morir de una enfermedad circulatoria, ni tampoco sus familiares, pues usted les explicará qué tienen que hacer para lograrlo.

Cómo conseguir su Informe... GRATIS

Usted no tiene que pagar nada por este informe, ni un céntimo. Es parte de nuestro compromiso por intentar paliar los grandes problemas de salud en los que estamos inmersos.

Nosotros no decidimos las políticas sanitarias, ni podemos decidir en qué se gasta el dinero público cuando se trata de la salud de todos. Eso es cosa de nuestros gobernantes. Pero lo que sí podemos hacer es proporcionar a las personas que realmente quieren tomar las riendas de su propia salud las herramientas necesarias para poder hacerlo. Y que pasan necesariamente por despertar nuestra conciencia y ver más allá de las grandes y erróneas “verdades oficiales” que han decidido esos mismos mandatarios.

¿Cómo vamos a poner nuestra salud en manos de las decisiones de los políticos?

La información que contiene este Informe confidencial no está disponible en ningún otro sitio ni está a la venta en ningún lugar. Lo recibirá discretamente en su propio domicilio o en la dirección que nos indique, para preservar su confidencialidad. Sólo podrá conseguirlo aquí y por tiempo limitado. Y además, como le he dicho, no tendrá que pagar nada por él.

Recuerde:

  •   Tener la tensión alta es un riesgo que puede ser mortal.
  •   Tener las arterias obstruidas es otro riesgo que puede ser mortal.

Son lo que se conoce como “asesinos silenciosos”. No duelen, no avisan… pero matan.

El problema es que tomar medicamentos para el colesterol, o medicamentos para bajar la tensión no es la solución a esos problemas y le pueden hacer caer en otros riesgos, a veces incluso superiores. ¡También pueden matar sin hacer ruido!

Este informe que hemos preparado sí es un auténtico salvavidas. Y lo tenemos aquí, listo para hacérselo llegar. Lo tendrá en su poder en muy pocos días; en su propia casa, en su buzón.

Queremos que usted también pueda ir muchos pasos por delante en lo que a la prevención y el tratamiento de enfermedades se refiere. Como ya les ocurre a los lectores de Los Dossiers de Nutrición y Salud.

Los lectores de Los Dossiers se diferencian del resto de personas en una cosa fundamentalmente: que un buen día apostaron por otra forma de entender la salud… y acertaron.

Queremos extender el mensaje, extender ese privilegio a más personas. Por eso hoy le hemos elegido a usted.

Creemos que usted está preparado para dar un paso adelante en el cuidado de su propia salud. Que va a leer con la mente abierta las revelaciones que contiene este informe confidencial sobre las enfermedades cardiovasculares. Y que, una vez despejada del horizonte la primera causa de muerte, estará preparado para entrar en un auténtico círculo virtuoso en el que cada vez se sentirá más saludable, más sabio, más seguro y más feliz.

Así que si usted acepta hoy esta invitación personal que le hacemos, empezará a beneficiarse de conocimientos y descubrimientos impensables hasta ahora, y llevará su salud y la de sus familiares a otro nivel.

Pero antes de que acepte esta invitación personal, hay algo que me gustaría que quedara claro:

Su médico, incluso su cardiólogo si lo ha visitado, no pretende ocultarle información. Tiene un interés sincero en hacer lo mejor que puede por su salud, por su sistema circulatorio, por su corazón.

Su médico no quiere que usted muera de un infarto, ni que tenga un accidente cerebrovascular. Y tampoco pretende que usted sufra efectos adversos graves cuando extiende para usted una receta prescribiéndole estatinas o betabloqueantes para la tensión…

Los médicos de la Seguridad Social o del seguro médico a los que usted visita no tienen otro remedio que seguir los protocolos establecidos por el sistema. Solo son una pieza más de ese engranaje, operarios aunque lleven bata blanca.

Incluso es posible que los únicos congresos médicos a los que hayan asistido en los últimos años hayan sido patrocinados por los laboratorios farmacéuticos que fabrican esos fármacos que ellos prescriben. Así son las cosas. Sin olvidar que uno de los campos médicos en el que reina mayor confusión es precisamente el de la cardiología.

Esta invitación no es para todo el mundo

Mucha gente se siente más cómoda formando parte del sistema. Sin pensar ni cuestionarse nada. Van al médico, recogen sus recetas, van a la farmacia y se toman obedientemente sus medicamentos.

Yo sinceramente creo que usted no es así.

Por eso quiero que empiece a recibir cuanto antes Los Dossiers de Nutrición y Salud, para empezar una nueva vida. Y enviarle de regalo, para darle la bienvenida, nuestro Informe confidencial sobre enfermedades cardiovasculares “Reduzca a cero (o casi) su riesgo de infarto o ictus”.

Suscribirse a Los Dossiers de Nutrición y Salud tiene un pequeño coste, ajustadísimo e imprescindible para poder cubrir los gastos que supone su publicación. Y usted va a recibirlo mes tras mes durante todo un año. Y de regalo va a recibir el Informe confidencial del que le he hablado… que simplemente no tiene precio (¿cuánto cuesta salvarle la vida?).

En cualquier caso, y por módico que sea el precio de suscribirse a Los Dossiers, quiero que sepa que no representa ningún compromiso ni riesgo para usted. Los Dossiers es una publicación de increíble valor que ya reciben miles de personas en nuestro país, y sería raro que usted no apreciara también su contenido y todo lo que va a hacer por su salud.

Garantía 100% Satisfacción

Pero en el hipotético e improbable caso de que por cualquier razón cambiara de opinión y no quisiera recibirlo más, tiene un plazo de 30 días para cancelar su suscripción y recibirá el reembolso total de su dinero. Y en cualquier caso conservará el Informe confidencial “Reduzca a cero (o casi) su riesgo de infarto o ictus” que le hemos enviado.

Ni nuestras publicaciones ni nuestro informe confidencial se venden en librerías ni grandes almacenes

¡Ni creo que nos lo permitieran! Hacer las cosas de esta forma, al igual que no admitir publicidad de ningún tipo, es lo que hace posible que podamos conservar nuestra independencia. La misma que nos permite asegurarle que con este informe confidencial que le hemos preparado usted podrá, tal como le expliqué:

  •   Evitar todas las trampas del sistema sanitario oficial y el aluvión de medicamentos innecesarios y malos para su salud.
  •   Mantener a raya la tensión arterial sin una sola pastilla.
  •   Conservar un corazón robusto y unas arterias flexibles y sólidas.
  •   Reducir casi a cero el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular (ACV).
  •   Salvar vidas en su entorno. Usted no va a morir de una enfermedad circulatoria, ni tampoco sus familiares, pues usted les explicará qué tienen que hacer para lograrlo.

¿Está preparado para recibir su Informe confidencial… de regalo?

Todo lo que tiene que hacer es suscribirse ahora a Los Dossiers de Nutrición y Salud por el precio especial de 39 euros por 12 ejemplares (todo un año de suscripción).

De regalo va a recibir, completamente gratis, el Informe confidencial que hemos preparado para usted “Reduzca a cero (o casi) su riesgo de infarto o ictus”.

Recuerde también que cuenta con nuestra garantía total de satisfacción. ¿Que por la razón que sea quiere cancelar su suscripción? Sin problemas: usted recupera su dinero y además conserva para siempre de regalo el Informe confidencial “Reduzca a cero (o casi) su riesgo de infarto o ictus” que habrá recibido.

No pierda esta oportunidad. Los Dossiers son una publicación magnífica, que mes tras mes le abrirá los ojos a otra forma de entender la salud. Y de regalo recibirá un seguro de vida: el de no morir de un infarto o de un ictus, la lacra de las enfermedades cardiovasculares de la vida moderna.

Pídalo ahora aquí:

¡Sí, quiero recibir de regalo
mi informe confidencial!

Haga clic aquí si quiere recibir de regalo el Informe confidencial y apuntarse a Los Dossiers.


Fuentes

  1. Mancia G, De Backer G, Dominiczak A, Cifkova R, Fagard R, Germano G, Grassi G, Heagerty AM, Kjeldsen SE, Laurent S, Narkiewicz K, Ruilope L, Rynkiewicz A, Schmieder RE, Boudier HA, Zanchetti A, Vahanian A, Camm J, De Caterina R, Dean V, Dickstein K, Filippatos G, Funck-Brentano C, Hellemans I, Kristensen SD, McGregor K, Sechtem U, Silber S, Tendera M, Widimsky P, Zamorano JL, Erdine S, Kiowski W, Agabiti-Rosei E, Ambrosioni E, Lindholm LH, Viigimaa M, Adamopoulos S, Agabiti-Rosei E, Ambrosioni E, Bertomeu V, Clement D, Erdine S, Farsang C, Gaita D, Lip G, Mallion JM, Manolis AJ, Nilsson PM, O'Brien E, Ponikowski P, Redon J, Ruschitzka F, Tamargo J, van Zwieten P, Waeber B, Williams B: “Guidelines for the Management of Arterial Hypertension: The Task Force for the Management of Arterial Hypertension of the European Society of Hypertension (ESH) and of the European Society of Cardiology (ESC)”.

© 2020 Ediciones de Salud, Nutrición y Bienestar (SNB)